¿Eres cibercondriaco?

Photo
Por: Pordentro.pr Es una realidad que, hoy día, el internet rige nuestras vidas: nos mantiene, comunicados 24/7, nos da acceso a las noticias y a los eventos en tiempo real y nos permite conocer de prácticamente cualquier tema al toque de un botón.
Sin embargo, esta saturación informativa presenta unos retos, ya que no es fácil discernir de lo que es real, lo ficticio, lo inadecuado y lo erróneo, opina el doctor José Rodríguez Gómez, médico y catedrático del programa de PhD Clínico de la Universidad Carlos Albizu.
“En el mundo moderno, debido a la tecnología y a la prevalencia de su uso, la gran mayoría de las personas tiene un teléfono celular”, destaca el también epidemiólogo, al mencionar que informes de la Organización de las Naciones Unidas describen lo que representa el manejo de tecnología y su potencial de ocasionar trastornos de adicción.
“El uso de un celular ya no se ve como una necesidad, sino que hay personas que tienen una dependencia, lo que supone un uso abusivo. De ahí los problemas que puede generar en la vida diaria, porque la persona no puede ser funcional sin el aparato”, señala el académico, quien llama a ejercer cautela con la información que se obtiene vía internet. “Si bien es cierto que puede haber muchas páginas cibernéticas que son muy reconocidas y que tienen una adecuada revisión, también puede haber información totalmente divergente, inadecuada y errónea”, advierte. En este aspecto, el juicio crítico es esencial.
Pero, ¿qué ocurre cuando esta dependencia se convierte en una obsesión o adicción que hace que tus búsquedas de enfermedades y síntomas se tornen incesantes y te lleven a autodiagnosticarte?
Entonces, eres un cibercondriaco o un hipocondríaco digital, término que, aunque no aparece en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-5), fue acuñado en el 2008 por dos investigadores de Microsoft Reasearh, Ryan White y Eric Horvitz, quienes realizaron un estudio longitudinal sobre cómo las personas buscaban información sobre salud en la internet. White y Horvitz se enfocaron en cómo síntomas que pudieran considerarse inocuos fueron relacionados a enfermedades serias o raras, lo que daba paso a que las personas no solo se autodiagnosticaran, sino a que también se automedicaran. Según los investigadores, estas búsquedas causaban ansiedad en los usuarios y, por supuesto, creaban un problema mayor de salud pública en términos de los costos y los retos para el manejo de estas personas. Esto, porque se afectaba desde su decisión de buscar ayuda médica para un posible diagnóstico y posterior tratamiento; y cómo deseaban que se tratara una enfermedad aguda o se manejara una condición de salud crónica, hasta qué hacían para mantener un estilo de vida más saludable.
“Las ciberadicciones son trastornos de adicción al uso de diversos dispositivos electrónicos como los teléfonos o las tabletas, que dan la posibilidad de conectarse en forma inmediata y obtener información en prácticamente en cuestión de segundos. Hay que tener cuidado, pues uno puede hablar de un uso excesivo, pero, ¿en qué medida es excesivo para una persona y no lo es para otra? De igual forma, en qué medida una persona puede acceder a información que puede considerar fidedigna o no. Es ahí donde se debe ejercer el buen juicio para evitar que la información en la internet se conciba como la única verdad”, enfatiza el doctor Rodríguez Gómez, quien, aduce que la cibercondría es una conducta compulsiva, que altera los patrones de conducta normativos de las personas, apartándolas de las acciones que deben llevar a cabo para ser funcionales y felices.
Cuándo buscar ayuda
“Lo mejor es prevenir. Si ves que dejas el celular y te da un ataque de ansiedad, hay problema, porque estás dependiendo del aparato. Esa dependencia irracional debe ser la primera señal de alerta”, subraya el académico, quien ofrece varias señales de alerta:
1. En el momento en que reconozcas que tienes un problema en términos de funcionamiento, busca ayuda. Sobre todo, si pasas horas realizando búsquedas sobre tus síntomas.
2. Si sacrificas o dejas de realizar actividades sociales, familiares o laborales por buscar en la red cómo diagnosticar un problema de salud.
3. Si la ansiedad hace que te levantes varias veces por la noche para chequear que te está pasando.
4. Si no puedes descansar o has desarrollado un problema de insomnio, porque no duermes adecuadamente por estar conectado.
5. Si se te queda el celular y te da ansiedad extrema.
6. Si te desconectas de la realidad y creas un “mundo virtual” para resolver tus problemas.
En cualquiera de los casos, el profesional de ayuda psicológica o psiquiátrica puede identificar qué sucede y cómo trabajar con esta conducta.
 “Lo bueno es que esta patología puede ser bien manejada desde la investigación evidenciada en el campo cognitivo conductual”, abunda el doctor Rodríguez Gómez, quien finaliza diciendo que es importante reconocer que esto puede suceder en cualquier momento, por lo que siempre se debe adoptar una actitud de prevención.

No hay comentarios: