Conoce la principal causa de muerte entre deportistas jóvenes

Photo
Por Ileana Delgado/Pordentro.pr Es una emergencia de salud que puede afectar a cualquier persona, no importa la edad. También es la principal causa de muerte entre deportistas jóvenes. No hay aviso o señal que advierta lo que va a pasar. Solo colapsas y tu corazón deja de latir súbitamente. Si no recibes tratamiento inmediato, causa la muerte.
Así es el paro cardíaco súbito (PCS) o muerte súbita, un evento en el que el corazón deja de latir repentinamente y de bombear sangre, impidiendo que el oxígeno llegue al cerebro y a otros órganos.
En Estados Unidos, por ejemplo, cada año entre 250,000 y 450,000 personas sufren un evento de este tipo y casi el 90 % muere en cuestión de minutos, según publican los Institutos Nacionales de Salud (NIH en inglés).
“La mayoría de los casos de PCS son causados por un ritmo cardiaco muy rápido (taquicardia ventricular) o un ritmo cardiaco muy anormal (fibrilación ventricular)”, explica el doctor Juan Carlos Sotomonte, director médico del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y el Caribe. Además, agrega el también electrofisiólogo, se produce sin previo aviso y, a menos que sea tratado con resucitación cardiopulmonar (RCP) y desfibrilación eléctrica, desemboca en una muerte clínica en cuestión de diez minutos.
“Es una persona que está bien y de repente, colapsa. Algunos pueden tener taquicardia, pero generalmente, el único síntoma es que pierden el conocimiento”, advierte Sotomonte.
De hecho, en algunos casos el paro cardiaco súbito es la primera presentación de su enfermedad.
Cabe destacar que un evento de este tipo es dos veces más común en el hombre, entre las edades de 25 a 45 años. Pero más que la edad, el historial de enfermedad cardiovascular es lo más importante.
Según información publicada por el Texas Heart Institute (THI), se debe diferenciar entre un paro cardiaco súbito y un infarto o ataque cardiaco. “Típicamente, en el infarto a la persona le da un dolor de pecho que sigue progresando. Se reduce o detiene por completo el flujo de sangre a una parte del corazón, típicamente debido a la ruptura de la placa en una de las arterias coronarias. Esto produce la muerte del músculo cardíaco. Pero no siempre implica que el corazón deja de latir”, agrega la información.
En contraste, cuando hay un PCS no necesariamente hay dolor, pero el corazón deja de latir. “Es una persona que está bien y, de repente, colapsa. Algunos pueden tener taquicardia, pero generalmente, el único síntoma es que pierden el conocimiento”, advierte el doctor Sotomonte, tras indicar que le puede pasar a una persona que durante las últimas 24 horas ha estado bien.
Si se identifican a tiempo, estos pacientes pueden ser tratados con medicamentos antiarrítmicos o con un desfibrilador implantable subcutáneo, conocido como S-ICD EMBLEM, para detener las arritmias que puedan producir un PCS. Este aparato identifica anomalías en el ritmo cardiaco y, de ser necesario, emite una descarga para restablecerlo a la normalidad.
Atiende tu corazón
Identifica los factores de riesgo y busca ayuda con tu médico primario o un cardiólogo si, por ejemplo, eres un paciente hipertenso, te da dolor de pecho y tienes historial familiar de muerte súbita.
Si ya sabes que tienes factores de riesgo, debes tener ciertas precauciones. Entre ellas, evita las bebidas energizantes o con cafeína, porque pueden acelerar el riesgo de paro cardiaco súbito. Fumar también es un riesgo que puedes modificar.
La prevención incluye que hagas ejercicios regularmente, lleves una dieta saludable y te hagas tus exámenes rutinarios.
Si ves que alguien sufre un paro cardiaco súbito y no hay un desfibrilador externo disponible, debes realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) hasta que llegue la ambulancia u otra asistencia. Las compresiones en el pecho realizadas durante la RCP, mueven una pequeña cantidad de sangre al corazón y el cerebro, ganando tiempo hasta que pueda restablecerse un latido cardíaco normal.

No hay comentarios: