16 septiembre 2012

Vasos sanguíneos, nueva clave de seguridad

La empresa japonesa Fujitsu apuesta al mercado de América Latina con el sistema Palm Secure, que permite identificar el mapa único de las venas y arterias en la palma de la mano.  El creciente robo de contraseñas y otros ataques de vulneración de sistemas de seguridad cometidos por los cibercriminales impulsa la búsqueda de nuevas formas de proteger a los usuarios y a las empresas.

Por eso, mientras que Intel prepara un software para tabletas y teléfonos inteligentes que consiste en el bloqueo mediante movimientos de manos, la compañía japonesa Fujitsu ofrece un sistema de autentificación biométrica basado en los vasos sanguíneos de las palmas, Palm Secure.

“Consiste en una luz infrarroja que identifica y captura el mapa de venas y arterias de la palma de la mano. La información obtenida se compara con el registro original que se tiene guardado del usuario”, explicó el country manager para América Latina, Juan Ignacio Accogli, a Infobae.

El producto sirve para controlar el acceso de personal, validar transacciones bancarias y hasta para identificar a los pacientes en los hospitales. Para poder realizar la validación, la mano debe contar con irrigación sanguínea al momento de la identificación. Ese es el principal requisito.




A la izquierda, una muestra del sistema Palm Secure. Derecha, el argentino Juan Ignacio Accogli, representante de Fujitsu para la región

“La ventaja es que la estructura de los vasos sanguíneos de la mano no cambia a lo largo de toda la vida y es independiente de condiciones externas y circunstanciales de la persona. Incluso con la mano herida, salvo que sea grave, la validación se realiza sin problemas”, añade Accogli.

Según advierte, además, otras tecnologías biométricas, en especial las de huellas dactilares, presentan un menor nivel de seguridad porque “al ser de menor costo, se han instalado para diversas aplicaciones, incluso accesos a gimnasios o clubes”.

Palm Secure es uno de los productos insignia de Fujitsu, que opera en Brasil desde 1972 y que, tras desembarcar en Argentina, planea expandirse en el mercado latinoamericano. En abril, abrió su primera oficina en Santiago de Chile y a fines de octubre llegará a Bogotá, capital de Colombia.