Las posiciones para el sexo preferidas por parejas heterosexuales, según encuesta

Photo
Por GDA/ La Nación/ Argentina Hay hábitos que nunca pasan de moda, convirtiéndose a veces en peligrosas zonas de confort. El Kamasutra y el Ananga ranga, los libros de alcoba más antiguos de Oriente, nos dejaron un vasto repertorio de posiciones sexuales para innovar en la cama y no caer en repetición, lo que sabemos conduce a la rutina, y en consecuencia, al aburrimiento.
Claro, algunas eran fáciles de copiar y otras imposibles, a riesgo de romperse el cuello, pero estos milenarios manuales editados con dibujos, citas, consejos, recomendaciones, poemas de amor y hasta relatos picantes, eran el material de consulta clave para condimentar la intimidad de una pareja, y de esa forma sostener el interés mutuo a lo largo del tiempo. Sin embargo, hoy el sexo es lo que un tweet. Hay poco tiempo y mucha ansiedad, por lo que a la hora de practicarlo indefectiblemente caemos en las coreografías básicas de la enciclopedia, a veces efectivas, pero no siempre.
Un sondeo realizado a principios de año por el equipo de DrEd (un centro médico con sede en el Reino Unido) entre 2000 hombres y mujeres de Estados Unidos y Europa reveló que en la actualidad son apenas 4 o 5 las posturas sexuales preferidas por los heterosexuales: la del perrito es la más popular (con 35.1 de votos) seguida por el misionero (22.5 %) y la de la vaquera (19.4 %). Entre los hallazgos de la encuesta figura el uso creciente de complementos no solo para practicar el onanismo sino también para amenizar los juegos preliminares, de hecho, el 44% de las mujeres de Estados Unidos entre 18 y 60 años confesó usar juguetes mientras que el 20% de los hombres afirmó disfrutar especialmente de los vibradores. En buena hora, pues son una herramienta vital para liberar tabúes, miedos y amigarnos con nuestro cuerpo.
Las que quedaron fuera
Volviendo al top ten de las acrobacias amatorias, el célebre 69 estaría perdiendo adeptos. Solo el 4.3% de los consultados dijo practicarlo y, pese a que últimamente han surgido firmes predicadores del sexo anal, tiene apenas un 2.1% de fans, ocupando el puesto 9 de las preferencias masculinas. Las mujeres ni lo votaron, pero a cambio dijeron preferir el misionero a la vaquera, al revés de los hombres. Según la investigación, mientras la mayoría de los europeos opta por la pose del can, los italianos disfrutan más de la vaquera, los holandeses del misionero y los polacos de la cariñosa cucharita.
Dos datos para reflexionar: si bien es cierto que las mujeres están tomando las riendas de sus deseos y gustos, siguen siendo los hombres heterosexuales los “Indiana Jones” de la cama, al menos el 75.3% confesó liderar las exploraciones, aunque lamentablemente con cero creatividad propia, pues el 53.8% de ellos dijo inspirarse en el porno. Por último, la imaginación también se aburguesó: el 19.9 % de los consultados espera cumplir este año con la fantasía pendiente de hacerlo sobre una mesa.

No hay comentarios: