Los 11 riesgos de la deshidratación en los pequeños

Es importante comenzar a rehidratar al niño ante las primeras pérdidas de líquidos por cuenta del vómito y la diarrea. (horizontal-x3)Por El Tiempo / GDA/ A la hora de atender un problema de deshidratación en casa es clave contar con las soluciones adecuadas y reaccionar pronto. Los bebés y los niños más pequeños, junto con los adultos mayores y las personas enfermas, son las poblaciones más vulnerables frente a una deshidratación.

Cabe resaltar que cuando un niño tiene vómito o diarrea o los dos síntomas juntos puede deshidratarse muy fácilmente, pues la velocidad a la que pierde los líquidos es más rápida que aquella a la que los recupera y, si no se trata a tiempo, puede causar incluso la muerte.  ¿Qué hacer para devolver al cuerpo los líquidos que necesita y evitar consecuencias graves? Estas son algunas recomendaciones básicas de los expertos.
1. Comenzar a rehidratar al niño ante las primeras pérdidas de líquidos por cuenta del vómito y la diarrea. Es importante evitar que avance, porque la deshidratación grave puede causar complicaciones renales, cardíacas o respiratorias. También puede producir la muerte.
2. Rehidratar al pequeño con solución de rehidratación oral (SRO) con una concentración de 60mEq para que el organismo recupere lo que ha perdido, ya que están diseñadas para ello. Las venden en farmacias  y en algunos supermercados: “Es mejor que se compre en suerito en la droguería que es económico, higiénico y tiene la composición química que requiere el niño”, afirma Nicolás Ramos Rodríguez, médico neonatólogo.
3. Suministrar la solución de rehidratación oral poco a poco, una cucharadita o un sorbo cada 5 minutos y siempre después de cada deposición cuando tiene diarrea. “Lo que se pierde por abajo, reponerlo por arriba. No dejarse ganar”, explica la cirujana pediátrica Cecilia Alvites. 
4. No debe darle a beber al niño solo agua porque esta no contiene las sales necesarias para evitar una deshidratación.
5. No debe darle al niño bebidas como caldo de pollo y otras sopas cuando tenga vómito, lo más probable es que el organismo las rechace con lo cual el cuerpo perderá más líquidos.
6. No trate de rehidratar con bebidas colas ni ningún tipo de gaseosa, tampoco bebidas isotónicas (bebidas deportivas para rehidratarse), ni azucaradas ni juguitos de caja. El azúcar puede aumentar la diarrea y el vómito con lo cual el niño perderá más líquidos y se generará el efecto contrario al deseado. 
7. No suministrar lácteos ni ninguna bebida con alto contenido de lactosa, tampoco bebidas con cafeína. 
8. Si el bebé toma leche materna, continuar con la lactancia en tomas más seguidas. La leche materna cuenta con todos los líquidos y electrolitos que necesita el pequeño.
9. Llevar al niño al hospital si la diarrea no disminuye en tres días, si el niño vomita repetidamente más de tres veces en una hora y, también cuando la sed no se calma con el suero oral o si no recibe líquidos o no come nada. 
10. Prestarle atención a síntomas como reducción de la elasticidad de la piel y los ojos hundidos, falta de orina, pérdida parcial del conocimiento, extremidades frías y húmedas, pulso rápido y débil, tensión arterial baja o no detectable, convulsiones y palidez. Cuando estos se presentan, se debe acudir inmediatamente a urgencias.
11. No se debe medicar al niño sin autorización del pediatra, es él quien debe recetar los medicamentos cuando son necesarios. 

No hay comentarios: