Así vive Chris Dancy, el hombre más conectado del mundo

Por Muriel Balbi Infobae Todo comenzó como un simple experimento para tratar de bajar de peso.Chris Dancy, ingeniero informático de profesión y ahora devenido en escritor, filósofo y artista, empezó a tomar ciertos registros de su alimentación, horas de sueño y actividad física. Esto le permitió ser más consciente de los "errores" que le impedían alcanzar su objetivo, y corregirlos. 
El resultado lo sorprendió: bajó 45 kilos, dejó de fumar, abandonó las drogas, dormía más, ganó productividad, controlaba mejor sus emociones y se sentía mucho mejor. Para él, la posibilidad de capturar estos datos y traducirlos en información cuantificable y visible, fue la clave para lograr mejorar hábitos y convertirse en la versión de sí mismo que siempre había soñado.

Dancy, habló desde su casa en Brentwood, Tennessee, Estados Unidos, antes de sumergirse en un arsenal de equipos que miden todo lo que ocurre en su entorno y su cuerpo a diario.

-¿Qué puedes decirnos acerca de los beneficios de estar tan conectado?

Los beneficios son simples, podés ser más consciente de cómo pasas el tiempo, de cómo vivís. Sin estar conectado, lo que hacés es "adivinar", es decir, usas tu memoria para tratar de recordar lo que hiciste, pero es limitada. Así que los beneficios son poder saber exactamente qué pasa con tu vida y tu tiempo.

Uno se ve afectado por cambios sutiles en la vida que luego, sumados, tienen un impacto en la administración de tu tiempo, en tu dieta, en tu rendimiento físico, en tu salud. Si sentís que estás muy ocupado o cansado, conociendo todos esos datos, podés entender qué está pasando, qué necesitás ajustar, qué es mejor para vos y cómo modificar tu agenda y actividades.

Dancy, decidió entonces llevar su idea al extremo. Se volvió un adicto a la conexión y al control de todas las variables de su vida. Hoy, en su rutina registra todo: signos vitales, movimientos, administracion del tiempo, lugares que frecuenta, la música que escucha, sensaciones, reacciones en su piel, saca fotos de cada alimento que ingiere, y de todo lo imaginable. Luego, sube la información a plataformas que le permiten entrecruzar datos y obtener información. "Así, puedo notar, por ejemplo, patrones entre el tema que hablo con un amigo en función del clima, de si voy caminando o en auto, o de si ese día medite".

Para ello, recurre a una multiplicidad de wearables que utiliza en distintas partes de su cuerpo. A mitad del experimento, cargaba con unos 700 dispositivos y aplicaciones. Hoy, casi diez años después, asegura que "ya no puedo llevar la cuenta de cuántos tengo porque a algunos no los uso diariamente o porque hay funciones que a veces se superponen. Pero seguro son màs de 2000 aparatos los que estoy probando".

-¿Cómo se siente ser el hombre más conectado de la Tierra?

La mayoría de los días, me levanto y, para ver cómo dormí, chequeo los sensores de mi muñeca. Luego, los del cuarto, que me dicen cómo están las condiciones ambientales en la habitación. Después hago las cosas de cualquier persona. Medito, me pongo algunos otros sensores encima, desayuno, trabajo un rato. Al mediodía como liviano y me voy al gimnasio. Luego trabajo otro poco y, generalmente, por la noche medito y leo.

Mientras tanto, cada uno de sus movimientos, y reacciones físicas y emocionales, quedan registrados. Para Dancy, todo esto tiene una aplicación práctica, incluso a gran escala y con impacto concreto en la económica: "Todos podríamos ser mucho más productivos en nuestros trabajos con sólo advertir la cantidad de tiempo que perdemos en distracciones y tareas banales. Hoy, yo he podido saber exactamente, cuál es el mejor ambiente, la música más adecuada, la cantidad y tipo de alimentos justos, la hora del día y las horas de sueño que necesito para optimizar mi rendimiento laboral. Reproducir esto a gran escala significaría entonces la posibilidad de crear patrones que mejoren a la economía".

La misma lógica que él aplica en los dispositivos corporales, se reproduce en su hogar: una casa inteligente, sembrada de sensores en cada rincón y cada uno de los artefactos con conexiones independientes y manejo centralizado remoto. La tecnología ahí está en todos lados, pero de modo casi invisible: la ambrosía de la "domótica" que comienza verse en algunos edificios y domicilios particulares.

-Vi fotos de tu casa: tenés un jardín muy bonito, con mucho verde. Por un lado, estas super conectado, te encantan la tecnología, los dispositivos, los gadgets. Pero, por otra parte, pareciera que también te gusta mucho la naturaleza

Si, la tecnología está en todas partes en mí vida. Hay personas que se sienten más ocupadas y estresadas por culpa de la tecnología. Sin embargo, yo la uso de un modo que me hace sentir más tranquilo. Y eso es lo que me pasa con la naturaleza también. Para mí tiene sentido que la tecnología y la naturaleza vayan juntas. Pero siento que para algunas personas esto es extraño. Porque esperan un futuro lleno de robots, máquinas y computadoras. Pero yo no veo a la tecnología de esa manera. Para mí el futuro se parece mucho al pasado.

-¿Sentís que estás más cerca de ser un animal o de ser un cyborg? ¿Cómo te sentís? ¿Con qué te identificas más?

(risas) Esa es una excelente pregunta. Es curioso: me siento más como un cyborg cuando trato con otras personas. Pero cuando estoy con animales, en la naturaleza, o solo, me siento más un animal.

Otra curiosidad sobre Chris Dancy es la exposición de ciertos aspectos de su vida. Si bien no comparte toda la información privada -ni siquiera con sus médicos- ha dado un paso más adelante con la apertura de su agenda personal, ya que la misma, no sólo está disponible on line, sino que es abierta y genera la posibilidad de auto citarse en encuentros con él (algo que, en realidad, después es sumamente difícil de concretar, especialmente para la prensa).

-¿Qué pasa con la privacidad?

Yo no creo en la privacidad

-¿Por qué no crees en la privacidad?

Porque, de acuerdo con mi experiencia, si sos pobre, la privacidad para vos es un lujo al que no podés acceder. Todo el mundo sabe todo sobre vos. Si sos rico, ese es un asunto que puedes resolver con dinero. Así que, la privacidad, en realidad, es una categoría que tiene que ver con la clase media. En función de cómo es y será la captura y manejo de los datos de la gente, yo creo que, en el fondo, deberíamos abandonar la lucha por la privacidad y "dejarla ir". Fuente: http://www.infobae.com

No hay comentarios: