¿Sabes qué es el prolapso uterino?

La paciente con este problema comienza a sentir la sensación de un cuerpo extraño adentro del útero o incluso aparecen ulceraciones y por eso acuden a revisión. (horizontal-x3)Por La Prensa Gráfica/GDA “Un descenso del útero de su posición normal”, así describe el prolapso uterino la ginecóloga del Mairena Méndez Campos. Esto se refiere a que el útero se puede desplazar hasta ser visto de forma externa en la vagina de la mujer.

“La mayoría de veces esto ocurre cuando la mujer ya tuvo varios partos, hace mucho esfuerzo físico con peso o por la edad. Incluso en las personas que están pasando por la menopausia el riesgo aumenta”, añadió Méndez.
La especialista también explica que la paciente con este problema comienza a sentir la sensación de un cuerpo extraño adentro del útero o incluso aparecen ulceraciones y por eso acuden a revisión.
“Cuando el prolapso es grado uno, se dejan ejercicios; lo que los especialistas llamamos los ‘ejercicios de Kegel’, los cuales ayudan al fortalecimiento de los músculos a nivel pélvico. Estos ejercicios son contracturas que se hacen a nivel pélvico y se pueden hacer acostada o parada. Las pacientes tienen que hacer una elevación de la cadera, sin despegarse de la superficie, por tres ciclos durante el día, unas 20 veces cada ciclo. A su vez, cuando el problema ya es un grado dos o tres, existe la opción de la histerectomía (extirpar el útero total o parcialmente)”, explicó.
Méndez también comentó que en el prolapso uterino no se prescriben medicamentos, “solo los estrógenos vaginales preparatorios para el procedimientos quirúrgico”. Asimismo, compartió que este es un diagnóstico muy raro en pacientes jóvenes, y no se describe como algo hereditario.
Miomatosis uterina
Por otro lado, los miomas, o tumores benignos, se producen en el 50% de mujeres mayores de 35 años y están ubicados en diferentes partes del aparato reproductor femenino; afectan específicamente el miometrio y el útero.
A pesar de ser benignos, Efe expone que en el músculo uterino puede desarrollarse un cáncer denominado leiomiosarcoma, que es un tumor de escasa incidencia, ya que alrededor de 1/5000 miomas diagnosticados como tal son realmente un sarcoma de útero. En la mayoría de los casos, los miomas no son la base original de estos tumores, sino que los leiomiosarcomas son cánceres originados como tal desde el principio. El mioma, por tanto, no es un cáncer.
“Existen tres teorías que justifican esta enfermedad: primero, que surgen de una célula; segundo, son herencia, pues si la paciente tiene familiares en primer grado que tuvieron miomatosis, tiene riesgo hasta 40 % de padecerlos. Tercero, son intramurales y se dan en el 5 % de las pacientes, son menos frecuentes, pero son los que más problemas de hemorragia dan y afectan la cavidad uterina”, expresó la especialista Méndez.
Entre los síntomas se destacan el sangrado excesivo dentro del período menstrual, el dolor pélvico y la dificultad de micción.
“Los daños dentro del cuerpo de la mujer dependen de la ubicación de los miomas, pues se puede dar pérdida de embarazos en el primer trimestre, abortos, hemorragias, presentaciones anormales del feto, placentas previas y hemorragias después del parto”, añadió.
Por ello, la ginecóloga recalcó la importancia de realizarse un chequeo completo antes de quedar embarazada, para poder evitar problemas que puedan dañar el proceso normal del embarazo.
“Hay que individualizar cada caso y brindar el tratamiento que mejor se adecúe. En algunos casos se dan anticonceptivos y progestinas. Lo más alarmante es cuando las pacientes son asintomáticas, por ello es necesario el chequeo”, concluyó.

No hay comentarios: